Las empresas que más invirtieron en los últimos ochos años en Vaca Muerta

YPF, Tecpetrol y Total lideran el ranking de compañías que más inversiones realizaron en la Cuenca Neuquina.

YPF fue la empresa que más invirtió en Vaca Muerta en los últimos ocho años. Así quedó plasmado en un relevamiento que realizó el Ministerio de Energía de Neuquén. Detrás de la empresa de mayoría estatal se encuentran Tecpetrol, Total, Pan American Energy y ExxonMobil.

En el 2019, en total, Neuquén recibió 4.414 millones de dólares en inversión y de este monto, YPF invirtió 1.929 millones de dólares, Tecpetrol 386 millones de dólares y Total Austral 323 millones de dólares.

Según informó La Mañana de Neuquén, en el acumulado de los últimos 8 años, Neuquén recibió 30.351 millones de dólares en inversión hidrocarburífera y en ese lapso, las tres empresas que más invirtieron son: YPF 16.146 millones de dólares, Total Austral 2.878 millones de dólares y Tecpetrol 2.257 millones de dólares.

Sobre finales del 2018, el gobierno neuquino esperaba una inversión superior a los 5000 millones de dólares para el 2019. En ese entonces, se esperaba que la producción de shale oil permitiera indagar el horizonte exportador una vez garantizada la demanda doméstica.

Esto fue antes del ingreso del país al actual ciclo de retracción económica. En particular, en la industria petrolera, ese ciclo tuvo una primera escala notoria con el decreto 566/19, que estableció un valor interno del crudo desacoplado del precio internacional, al aplicar un techo en dólares para las transacciones del mercado interno y una cotización paralela para el dólar del sector petrolero en Argentina.

Al mismo tiempo, ya eran evidentes las malas condiciones dentro del segmento del gas: el excedente de producción, y las condiciones macro, también son un obstáculo desde entonces para canalizar nuevas inversiones. De hecho, es el contexto de declinación de la producción que busca revertir el Plan Gas 4, lanzado la semana pasada en Vaca Muerta por el presidente Alberto Fernández.

La llegada de la pandemia y el derrumbe del mercado interno, con un contexto de fondo que previamente también era negativo para la industria petrolera a escala global, plantean también un escenario de inversiones a la baja para el 2020.

Este año hubo una caída sustancial en la cantidad de equipos perforadores en actividad, que recién durante el último mes comenzó a modificarse.

Se espera que la entrada en vigencia del nuevo Plan Gas permita una leve recuperación de la actividad, en un contexto en el que hay unos 9000 trabajadores de la Cuenca Neuquina en sus hogares por las restricciones que impuso el COVID-19 en los campos productores y por la falta de movimiento en las áreas shale.

Al mismo tiempo, para la producción petrolera, el último año y medio implicó un escenario de ambigüedades, con demostraciones, posibilidades de crecimiento y frenos abruptos.

Por caso, la suma de todos los bloques productivos tocó un techo histórico a inicio de año, con unos 170 mil barriles diarios de producción diaria. La demanda interna de combustibles, que se mantiene en indicadores cercanos al 60% del consumo habitual, dio de lleno en las compras de crudo desde las refinerías.