En noviembre se licitará un bloque de 70 millones de metros cúbicos de gas diarios

El secretario de Energía de la Nación, Dario Martínez, adelantó que “habrá incentivos para el que presente el menor precio en cuanto a dejarlo como primero en la lista para los contratos de exportación”.

La presentación del Plan Gas en Vaca Muerta ha generado expectativas en la industria hidrocarburífera. “Es un plan de estímulo de un mandatario que, en un mundo de incertidumbre, genera previsibilidad y certeza concreta en una industria que venía con mucha desconfianza producto de decisiones muy contradictorias que hicieron que los inversores se retiren”, explicó el secretario de Energía de la Nación, Dario Martínez.

En diálogo con Telefe Neuquén, el funcionario consideró que “esto genera un esquema a mediano y largo plazo donde los trabajadores, las pymes locales, los gobiernos provinciales, la secretaría de Energía, el ministerio de Economía y las productoras vamos a generar la sinergia necesaria para sustituir importaciones”.

Además, Martínez anticipó que en el mes de noviembre se va a licitar un bloque de 70 millones de metro cúbicos de gas diarios distribuidos en todas las cuencas, y dijo que “habrá incentivos para el que presente el menor precio en cuanto a dejarlo como primero en la lista para los contratos de exportación”.

“Este plan también está pensado para empezar a abrir las puertas a la exportación a países vecinos, vamos a mandar a analizar a Brasil qué posibilidad hay de un contrato de compra a mediano y largo plazo, o sea que tenemos una expectativa importante, tenemos reglas claras y un Presidente con la decisión de, a pesar de cómo esta este mundo en pandemia, dar una clara señal de certidumbre”.

Asimismo, el secretario de Energía de la Nación consideró que el plan de sustituir importaciones de gas por más de 5.000 millones de dólares “es una buena señal y excelente decisión” para comenzar a producir y generar puestos de trabajo.

En ese sentido, Martínez indicó que “es una buena señal en un contexto de un mundo imprevisible y esta sustitución de importaciones, ese gas de 18 millones de metros cúbicos de gas argentino en tres años, van sustituir gas que deberíamos importar en caso de no hacer esto”.

El funcionario destacó que se trata de “frenar el declino y reactivar una industria que tenía mucha desconfianza, producto de señales contradictorias de los últimos años, y más allá del ahorro de 5600 millones dólares, hay un ahorro fiscal concreto de los 1170 millones de dólares en tres años y 2.500 millones de dólares en cuatro años”.

“Es un esfuerzo fiscal al comienzo y sinergia pero que en definitiva trae una muy buena decisión para la Argentina y toda la industria”, señaló y cerró: “Tenemos un horizonte creciente y gradual”.