En la costa del Golfo de México se preparan para el impacto del huracán Zeta

Las firmas de energía y los puertos a lo largo de la costa estadounidense del Golfo de México se enfrentaban ayer a otro desafío cuando el huracán Zeta.

BP, Chevron y Equinor evacuaron a los trabajadores de sus plataformas y Royal Dutch Shell detuvo la perforación mientras los vientos se intensificaban el lunes.

El operador de ductos Enbridge evacuó dos plataformas mar adentro y el martes planeaba retirar a todos los trabajadores de la planta de procesamiento de gas natural de Luisiana.

Algunos productores de petróleo estaban retirando a los trabajadores por lo menos por sexta vez desde junio, un proceso que se hizo más difícil por la pandemia del COVID-19 que los obliga a hacerse la prueba del virus antes de regresar al trabajo.

Zeta fue la tercera tormenta con nombre este mes que azotó el estado mexicano de Quintana Roo, dijeron los meteorólogos, estableciendo un récord para el mes.

Sus vientos disminuyeron a 110 kilómetros por hora (70 millas por hora) después de atravesar la península de Yucatán, pero se prevé que aumenten a 85 mph a medida que azotan el Golfo de México, dijo el NHC.