El ATP asistió a 338.000 firmas y 2,8 millones de trabajadores en las seis primeras rondas

El programa tendrá su séptima edición dedicada a las empresas en situación crítica y en busca de seguir potenciando la producción argentina.

El programa de Asistencia al Trabajo y la Producción fue, durante las primeras seis rondas, una “herramienta fundamental” para preservar el capital organizacional de 338.000 firmas asistidas, el 60% del total, y de 2,8 millones puestos de trabajo.

Así lo destacó el Ministerio de Desarrollo Productivo al dar a conocer las adecuaciones que el programa tendrá a partir de noviembre para permitir focalizar la ayuda en aquellas empresas de sectores críticos aun seriamente afectadas por la pandemia.

El Gobierno nacional destacó que las empresas en ramas no críticas que estuvieron sin facturación o con la mínima, pasaron de 23% en abril a solo 8% en agosto, lo que contribuyó a tomar la decisión de adaptar el programa a esa realidad.

Así, Desarrollo Productivo consideró que “dado este marco, y tras seis meses de ATP, resulta necesario revisar los criterios del programa de forma tal de poder concentrar los esfuerzos fiscales en aquellos sectores donde aún se observan niveles de actividad muy alejados de aquellos observados en la prepandemia”.

Por eso se definió “continuar con la asistencia revisándola de forma tal que el gasto público involucrado en este programa permita maximizar su impacto en términos de la preservación del capital organizacional de las firmas y los puestos de trabajo”.

EN BUSCA DE MAS ACTIVIDAD

El Gobierno nacional también precisó que el Salario Complementario de octubre incluido en el ATP aplicará únicamente a empresas en situación crítica, porque “la economía argentina hoy presenta mayores niveles de actividad”.

En ese sentido, el Ministerio de Desarrollo Productivo puntualizó en un informe presentado ante el Comité de Evaluación y Monitoreo del ATP que las empresas en ramas no críticas que estuvieron sin facturación o con la mínima, pasaron de 23% en abril a solo 8% en agosto.

En consecuencia, subrayó que “la economía argentina hoy presenta mayores niveles de actividad que en el segundo trimestre del año, momento en el que se produjo el impacto más severo de las medidas sanitarias aplicadas en el marco de la pandemia COVID-19, aunque todavía se encuentra por debajo de los niveles prepandemia”.

La cartera que conduce Matías Kulfas remarcó que “la recuperación ha sido profundamente heterogénea” y precisó que “mientras la industria y el comercio han tenido un repunte muy significativo, ramas como turismo, gastronomía, cultura, deportes o esparcimiento continúan muy afectadas”.

En consecuencia, sostuvo que “resulta relevante observar la distribución de las firmas en sectores críticos y no críticos según su variación de la facturación real y comparar cuál era la situación en abril y cuál en agosto”.

“En abril, el 23% de las empresas en ramas no críticas estuvieron sin facturación o con facturación mínima. Para agosto, ese guarismo se redujo a alrededor del 8%”, puntualizó el reporte.

Señaló que además “se fue incrementando el porcentaje de firmas con subas reales en la facturación o con caídas más moderadas y, por el contrario, cómo fue cayendo el porcentaje de firmas con caídas mayores al 50% real”.

Pero para las empresas de sectores críticos, indicó que “en abril el 44% de las firmas de estos sectores no tuvo facturación” y añadió que “si bien hubo cierta mejora entre abril y agosto, lo que ocurrió es que cayó el porcentaje de empresas con caídas de facturación superiores al 90% y se engrosó el porcentaje de firmas con caídas entre 80% y 20% real”.