El empleo industrial cayó en agosto 2,1% interanual

Según informó UIA, se trata de la menor contracción interanual desde junio 2018, con lo cual el sector acumuló 55 meses consecutivos de baja del empleo asalariado registrado.

El empleo industrial registró en agosto una caída de 2,1% respecto al mismo mes de 2019, la menor contracción interanual desde junio 2018, con lo cual el sector acumuló 55 meses consecutivos de baja del empleo asalariado registrado, de acuerdo con un relevamiento de la Unión Industrial Argentina.

A pesar de la caída interanual, se registró un incremento marginal del empleo por tercer mes consecutivo de 0,1% mensual, lo que resultó equivalente a 1.540 puestos, aportando a reducir la caída interanual y permitiendo que ese índice sea menor a la caída de la producción, que se contrajo un 5,2% anual..

En agosto el empleo asalariado privado en todos los sectores disminuyó un 5% en la medida interanual, al contabilizarse 300.996 puestos de trabajo menos que en agosto 2019, se destacó en el Informe Laboral que elabora el Centro de estudios de la UIA (Ceu).

En el caso de la industria, el empleo continuó recortando su caída a -2,1% interanual en agosto, lo que significó la pérdida de 23.600 puestos, pero a la vez fue la menor contracción interanual desde junio 2018, y mejorando la situación respecto de los meses anteriores.

“Pese a estos datos negativos, la caída fue menor a la de julio y se mantiene desde mayo una tendencia a la reducción de la contracción respecto al año previo, reflejándose cierta estabilización en la dinámica del empleo industrial”, expresó el informe de la UIA.

Las suspensiones continúan siendo la principal herramienta de gestión del personal en un contexto de fuertes regulaciones en el mercado laboral, se explicó en lo que respecto a la industria.

En sectores donde la actividad comenzó a recuperarse y debieron adaptarse a la nueva situación sanitaria, la persistencia de personal dispensado motivó contrataciones temporales para compensar las bajas.

“Esto, sumado a los traslados de personal, testeos, adecuación a protocolos y la situación económica general, repercuten en la sostenibilidad de las empresas”, se explicó en el informe.