Comenzaron exploración offshore en el Mar Argentino busca una roca madre

El proyecto presenta un alto potencial exploratorio de hidrocarburos con una superficie mayor a 1,2 millón de kilómetros cuadrados.

El director de Exploración offshore de YPF, Néstor Bolatti, destacó que se ha iniciado “un nuevo ciclo para detectar recursos hidrocarburíferos en el Mar Argentino, que es una vasta frontera aún inexplorada”, aunque reconoció que los resultados sólo se podrán observar a largo plazo.

Bolatti resaltó que el Mar Argentino “es, a nivel global, uno de los espacios más extensos sin explorar”, y advirtió que “no tenemos información que permitan certificar la existencia de la roca madre, esa es la gran incógnita”, al hablar durante un seminario virtual organizado por el IAPG (Instituto Argentino del Petróleo y el Gas).

El experto de YPF destacó, sin embargo, que el offshore “presenta un alto potencial exploratorio de hidrocarburos con una superficie mayor a 1,2 millón de kilómetros cuadrados, de los cuales son prospectables unos 590.000”.

Esa superficie, comparó Bolatti, es similar a la extensión de las Cuencas del Mar del Norte y casi cinco veces superior al área que corresponde a la Cuenca Neuquina.

Los principales riesgos e incertidumbres, aclaró el directivo, están relacionados tanto con “la presencia y volumen de la roca generadora”, como con “la eficiencia y calidad” de los eventuales reservorios.

Por lo pronto, los recursos estimados en los estudios preliminares realizados en los últimos años ascienden a 31 billones de BOE (barriles equivalentes de petróleo).

Sobre esa base, Bolatti estimó que el desarrollo de los hidrocarburos costa afuera “requerirán inversiones superiores a 1,7 billón de dólares”, a concretar por parte del conjunto de compañías operadoras.

En ese marco, destacó el director de YPF, la ronda uno del concurso público internacional abierto en abril de 2019 captó el interés de empresas como la propia petrolera estatal, Exxon, Shell, Equinor, Tullow, Total y ENI, entre otras.

Esa licitación puso a disposición una superficie total a explorar de 225.000 km2 y adjudicó el 42% (94.834 km2); de las 38 áreas ofrecidas se adjudicaron 18 (el 47%).

Las inversiones comprometidas suman 720 millones de dólares para la primera etapa (2020-23), mientras firmas como YPF, Exxon, Shell y Tullow ya adquirieron parte de la sísmica 2D y 3D prevista, “y ya se están tomando acciones para mitigar el riesgo geológico”.

Los pozos exploratorios previstos por la petrolera estatal para el próximo decenio en las áreas off shore adjudicadas serán una veintena, mientras “el inicio de la producción no será antes de 2030”, proyectó Bolatti.

En ese sentido, explicó por último, además de las necesidades de importantes volúmenes de inversión habrá que ir solucionando déficits en materia de disponibilidad de barcos, puertos, helicópteros y logística para la explotación.