Vaca Muerta sumó una nueva exportación de petróleo

Los referentes de las principales petroleras con actividad en Vaca Muerta ya habían anticipado que era cuestión de meses para que el país concrete una nueva exportación del crudo liviano de Vaca Muerta y eso fue lo que sucedió esta semana cuando desde el puerto de Coronel Rosales partió el segundo envío de petróleo al exterior.

La maniobra se realizó este martes, cuando el carguero Hellespont Promise fue el encargado de recibir el petróleo proveniente de Vaca Muerta en donde desde la petrolera de Miguel Galuccio, Vista Oil&Gas se colocaron cerca de 94.000 barriles de crudo.

Para la firma del exCEO de YPF esta es la primera exportación y si bien se reconoció que se trata de un volumen reducido, se destacó que “es importante pues representa el primer paso de testeo del mercado de exportación porque Vaca Muerta debe ir hacia un esquema de exportaciones regulares”.

En detalle, según informa el diario Río Negro, el carguero de bandera del Reino Unido cargó 15.000 metros cúbicos de shale oil de Vista Oil&Gas y otra cantidad no revelada de otras firmas con operación en Vaca Muerta.

La exportación se realizó a raíz de que la oferta de petróleo excedió la demanda de las refinerías argentinas y por ello fue autorizada. De hecho se supo que desde las compañías se aguardaba el momento en el que se registraran excedentes de producción para poder concretar un envío que les permita comenzar a conocer el mercado exportador.

Es que hasta la fecha sólo YPF había logrado concretar una exportación de crudo liviano en febrero marcando el primer envío al exterior de ese tipo de petróleo en una década, en la que sólo el crudo pesado Escalante de la Cuenca del Golfo San Jorge mantuvo exportaciones regulares por la incapacidad de las refinerías locales para refinar toda su producción.

Las operadoras reclaman cambios en la reglamentación de exportación que sólo es posible cuando no hay demanda de las refinerías.

Esta segunda exportación tiene la particularidad de ser la primera que no se realiza por una situación coyuntural, pues el envío realizado por YPF se debió a una parada de la planta refinadora de La Plata. En esta ocasión se conjugaron por un lado la caída en las ventas de combustibles dentro del país que llevaron también a una menor actividad de refinación, y por el otro a un incremento en la producción de petróleo en Vaca Muerta.