Neuquén espera inversiones hidrocarburíferas por 3.790 millones de dólares en 2021

Los planes de las empresas en la Cuenca Neuquina marcan un incremento del 88% con respecto al 2020. La necesidad de incrementar la infraestructura para el transporte de la producción de Vaca Muerta.

El Ministerio de Energía de Neuquén recibió los planes de inversión de las petroleras para el 2021. Los números marcan que se esperan 3.790 millones de dólares lo que estipula un aumento del 88,6% con respecto al 2020, donde el coronavirus tuvo un rol determinante. Es que ese año se invirtieron poco más de 2.009 millones de dólares, la cifra más baja de la última década.

A raíz del aislamiento social, las actividades de perforación y terminación de pozos en Vaca Muerta se paralizaron por varios meses y recién comenzaron a repuntar en el último trimestre de 2020.

El pico histórico de inversiones petroleras en Neuquén se produjo en 2015, con 5.150 millones de dólares. Entre 2012 y 2015 los desembolsos fueron incrementándose año a año. En 2016, cayeron un 36 por ciento con respecto al año anterior, hasta los 3.266 millones de dólares.

“En los últimos años se han ido diversificando las inversiones, ya no solo dependemos de YPF, sino que el resto de las compañías empezó a tener un rol importante, y ya el 50% de las inversiones previstas para este año será de otras empresas”, sostuvo el titular de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro.

Luego, las inversiones retomaron el camino ascendente, con la incorporación de nuevos desarrollos en Vaca Muerta, parar alcanzar los 4.418 millones de dólares en 2019.

El año pasado, la pandemia generó un duro golpe al desarrollo de Vaca Muerta, con el consecuente derrumbe de las inversiones, del orden del 55% en relación al año anterior.

Monteiro también destacó que “las inversiones en el upstream en Neuquén en los últimos 10 años superan los 30 mil millones de dólares. El foco ha estado puesto cada vez más en la actividad no convencional”.

“Esa dinámica ha tenido distintos momentos. Al inicio con un fuerte impulso por parte de YPF en los años 2013,2014 y 2015, y luego se fueron sumando otras empresas. En los últimos años se han ido diversificando las inversiones, ya no solo dependemos de YPF, sino que el resto de las compañías empezó a tener un rol importante, y ya el 50% de las inversiones previstas para este año será de otras empresas, y seguramente en el futuro eso se va a ir profundizado”, explicó el funcionario neuquino.

INCREMENTAR LA INFRAESTRUCTURA

Asimismo, el ministro de Energía de Neuquén manifestó la necesidad de incrementar la infraestructura para el transporte de la producción de Vaca Muerta en el Simposio y Expo Internacional #Infraestructura y Minería 2021.

“Si queremos desarrollar Vaca Muerta con el potencial que tiene, es una necesidad incrementar la infraestructura de evacuación y de transporte que tenemos hacia el resto del país para incrementar la demanda local y para la exportación”, aseguró Monteiro.

El titular de la cartera energética afirmó que “hoy la actividad en Vaca Muerta está enfocada principalmente en la ventana de petróleo porque hay precios adecuados, porque hay posibilidades de incrementar la demanda a partir de las exportaciones y porque hay infraestructura disponible para transportar sin inconvenientes esa producción”.

Al referirse a la producción de gas, dijo que “tiene una proyección un poco más moderada debido a la incapacidad de transportar más gas desde la Cuenca Neuquina (la capacidad máxima actual ronda los 80 millones de metros cúbicos por día), y para eso es necesario incrementar la infraestructura de gasoductos troncales”.

“Debemos trabajar para aprovechar ese gas, porque el gas es el combustible por excelencia para, por lo menos, la primera etapa de la transición energética que todo el planeta está transitando”, sostuvo.

Monteiro destacó que el país tiene “gas abundante y disponible, y seguramente se va a poder producir a precios competitivos si se generan las condiciones” necesarias.

El funcionario también manifestó que “hay que generar las condiciones para que las empresas que tienen proyectos, accedan al capital de inversión, además de certidumbre respecto a las reglas, precios equivalentes a los que se manejan a nivel global, para vender en iguales condiciones y sin ningún costo adicional, permisos de exportación firmes y con plazos”.

“Ese es el gran desafío: tener medidas que garanticen una actividad de inversión y que esas medidas se cumplan en el tiempo porque en definitiva eso va a redundar en una producción de energía que nos va a permitir desarrollar proyectos competitivos, tanto para abastecer el mercado interno, como para exportar otros productos”, concluyó.