Luján de Cuyo tendrá una planta de residuos petroleros

La localidad mendocina contará con un horno capaz de procesar desechos asociados a la industria de Oil & Gas. El emprendimiento estará a cargo de la empresa IBS Córdoba.La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza organizó una audiencia pública para tratar la posible instalación de una planta fija de residuos petroleros en la localidad de Luján de Cuyo. La propuesta, presentada por la firma IBS Córdoba, apunta a satisfacer un generalizado pedido por parte de las operadoras a la hora de procesar los desechos que su actividad genera.

Según la cartera que conduce Humberto Mingorance, el proyecto implicará una inversión cercana a los 3,5 millones de dólares. En concreto, su desarrollo contempla el montaje de un horno especializado para el procesamiento de residuos peligrosos dentro del Parque Industrial de Luján de Cuyo. A decir de la ingeniera química Miriam Skalany, directora provincial de Protección Ambiental, la intención de IBS es instalar un horno de origen canadiense capaz de tratar desperdicios de la categoría Y-48, entre los cuales se encuentran los vinculados con el segmento hidrocarburífero.

“Estos materiales presentan altos contenidos de hidrocarburos, como es el caso de los fondos de tanque, y no pueden disponerse en los repositorios de los yacimientos”, explicó la funcionaria mendocina.

Creada en 1999, IBS se focaliza en la prestación de servicios vinculados con la solución de problemas ambientales.El objetivo número uno de la organización, que tiene su sede central y su principal establecimiento industrial en la provincia de Córdoba, pasa por maximizar el valor de sus clientes a partir de las oportunidades que ofrecen los residuos y los efluentes, materiales que mediante su correcto aprovechamiento pueden convertirse en un activo clave.

Esta actividad posibilita, asimismo, minimizar o eliminar el impacto ambiental del sector petrolero para que prosperen la economía y el desarrollo sustentable sin que se afecten negativamente el entorno y la salud comunitaria. A partir del año 2009, la empresa comenzó a trabajar en la metanización de residuos orgánicos, tanto industriales como agrícola-ganaderos, ya sea de manera individual o en asociación con otras firmas.

Aparte de operar y brindar prestaciones especializadas, IBS Córdoba representa en exclusividad para la Argentina al grupo holandés Colsen y al español Ahidra. También proporciona servicios de asesoramiento y consultoría.