La producción de petróleo de Estados Unidos alcanzará un nuevo récord en 2023

Te puede interesar...

Para EIA, la producción estadounidense de crudo se situará en una media de 12,4 millones de barriles diarios para el próximo año.

Según la Administración de Información Energética (EIA), la producción de crudo de EE.UU. superará los niveles anteriores a la pandemia el próximo año, impulsada por un aumento de la producción de esquisto, ya que los precios más altos incentivan a los productores a perforar más pozos para compensar las tasas de declive. La producción estadounidense de crudo se situará en una media de 12,4 millones de barriles diarios (bpd) el próximo año, según la EIA en su informe de enero sobre las perspectivas energéticas a corto plazo (STEO), en el que revela sus primeras estimaciones para 2023.

La media anual de la producción de petróleo de EE.UU. cayó en 2021 en 100.000 bpd hasta una media de 11,2 millones de bpd debido a los cierres relacionados con el clima durante la helada de Texas en febrero y el huracán Ida en agosto y septiembre, dijo la administración.

La producción del año pasado fue 1,1 millones de bpd por debajo del récord anual de 12,3 millones de bpd de 2019, justo antes de que la COVID golpeara y obligara a los operadores a reducir la producción, mantener un estricto control de los gastos de capital y recompensar a los accionistas antes de pensar en aumentar la producción.

Este año, el promedio anual de producción de crudo de Estados Unidos crecerá a 11,8 millones de bpd. El próximo año, se superará el promedio anual récord de 2019, dice la EIA, esperando 12,4 millones de bpd en 2023.

La EIA prevé que la producción de crudo de Estados Unidos aumentará durante nueve trimestres consecutivos, desde el cuarto trimestre de 2021 hasta 2023.

“El crecimiento de la producción refleja los precios del petróleo que esperamos sean suficientes para conducir a un aumento continuo de la actividad de desarrollo de aguas arriba, que pronosticamos que procederá a un ritmo que compensará con creces las tasas de declive”, señaló la administración.

A pesar de la previsión de una producción media anual de crudo récord en 2023, la EIA no espera que la producción en ningún mes de la previsión supere el récord mensual de 12,97 millones de bpd establecido en noviembre de 2019.

El aumento de la producción de crudo de Estados Unidos se sumará al exceso de oferta mundial en comparación con el crecimiento de la demanda, predice la EIA.

“Esperamos que la demanda mundial de productos petrolíferos regrese y supere los niveles prepandémicos este año, pero la producción de crudo crece a un ritmo más rápido en nuestras previsiones”, dijo el administrador interino de la EIA, Steve Nalley, en un comunicado.

“Esperamos que, a medida que aumente la producción de crudo, los inventarios comiencen a reponerse y ayuden a bajar los precios de la gasolina, el combustible para aviones y otros productos a corto plazo”, añadió Nalley.

Este año, el consumo estadounidense de petróleo y combustibles líquidos superará ligeramente los niveles de 2019 y alcanzará una media de 20,6 millones de bpd, liderada por el mayor consumo de gasolina. En 2023, el consumo estadounidense alcanzará los 20,9 millones de bpd, liderado por el crecimiento de los líquidos de gas de hidrocarburos (HGL).

Uno de los factores bajistas para el mercado del petróleo este año podría ser el crecimiento más rápido de la oferta de petróleo en comparación con el aumento previsto de la demanda, que todavía depende en gran medida de la evolución del COVID y de las posibles nuevas olas y restricciones.

PERSPECTIVAS DE AUMENTO

Todos los analistas esperan que este año aumente la oferta tanto de los productores de la OPEP+ como de los que no pertenecen a la OPEP+, principalmente Estados Unidos. El aumento de la producción estadounidense dependerá de cómo reaccionen los productores a los precios del petróleo de 80 dólares y de si seguirán manteniendo la contención del gasto a estos precios elevados. La presión de los costes y la escasez de mano de obra cualificada podrían lastrar el crecimiento, mientras que las empresas públicas de esquisto probablemente seguirán dando prioridad a la rentabilidad de los accionistas para perseguir un crecimiento récord de la producción. Los productores privados, sin embargo, no tienen que responder a la presión de los inversores y podrían liderar el crecimiento del parche de esquisto estadounidense.

Las políticas de la Administración Biden hacia la industria petrolera también podrían influir en la forma en que las empresas tratarán cualquier llamada adicional para aumentar la producción. El sector petrolero estadounidense está frustrado por el continuo compromiso de la Administración con la OPEP+ mientras busca restringir y gravar más la producción nacional. En lugar de pedir a la OPEP+ y a países como Arabia Saudita, Irak y Rusia que bombeen más petróleo, la Administración debería haber sentado las bases para una recuperación más rápida de la producción petrolera estadounidense, que los productores redujeron en 2020 en respuesta al desplome de la demanda y de los precios del petróleo, dijeron los ejecutivos el mes pasado.

Aun así, las fuerzas del mercado y los precios del petróleo serán el principal motor de los planes de producción y de rentabilidad para los accionistas de las petroleras estadounidenses este año. Si el sector del esquisto se adelanta de nuevo y aumenta la producción demasiado rápido, los precios del petróleo volverán a sufrir una presión a la baja, lo que podría desencadenar una respuesta de la OPEP+.

Más articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Argentina Covid-19
9,060,923
Total de casos confirmados
Updated on 22 April, 2022 4:00 am

Ultimos artículos