Neuquén y Mendoza buscan agilizar proyectos para atraer inversión petrolera

Equipo perforador PAE001 conectando los tubos de la perforadora a través del Iron Roughneck con el fondo del volcán Auca Mahuida, en Bandurria Centro, Neuquen NQN-Bandurria Centro. Equipo PAE 001-Equipo de perforación.

En tanto, el gobierno de Omar Gutiérrez acelera en el congreso un fondo de infraestructura y busca agilizar la zona franca de Zapala para firmas del sector. El yacimiento no convencional de Vaca Muerta quedó asociado a Neuquén, provincia donde se concentra la mayor cantidad de proyectos hidrocarburíferos.

Sin embargo, la formación también se extiende al sur de Mendoza, con cabecera en Malargüe. El distrito gobernado por Alfredo Cornejo salió también a la caza de inversiones. YPF avanza en el área y ahora desde el Estado se busca crear un parque industrial que compense la falta de infraestructura de la zona para atraer inversores. La respuesta neuquina desde la gestión de Omar Gutiérrez (MPN): crear un fondo para acelerar la infraestructura que hoy se ve desbordada y apurar la zona franca de Zapala para abastecer a la industria petrolera.

En los últimos días, el Gobierno de la provincia cuyana anunció que la petrolera de bandera YPF será la segunda empresa en invertir en tareas de exploración del lado mendocino de Vaca Muerta. “El territorio que explotará YPF es diferente del que está explorando El Trébol. Es una zona geológica a pocos kilómetros del Río Colorado”, explicó el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú. Este anuncio se suma al de los u$s 160 millones que invertirá YPF en Llancanelo, con el objetivo de extraer crudo no convencional.

Allí, YPF llegará a un recurso subutilizado y que tiene una gran dificultad de extracción. Las autoridades han calculado que mediante este mecanismo podrían conseguir una cantidad de petróleo igual a la obtenida en toda la historia en el subsuelo de Mendoza.

La respuesta neuquina desde la gestión de Omar Gutiérrez (MPN): crear un fondo para acelerar la infraestructura que hoy se ve desbordada y apurar la zona franca de Zapala para abastecer a la industria petrolera. El año pasado, Mendoza había adjudicado seis áreas. Con una promesa de inversión de casi $2.000 millones en los primeros años, se asignó la explotación de dos áreas y la exploración de otras cuatro en San Rafael, Tupungato y Malargüe.

En esta última localidad, donde ya operaba El Trébol, YPF resultó adjudicataria del área CN VII A con una promesa de inversión de u$s 9.287.800 en la primera etapa.Sin embargo, para impulsar la llegada de capitales y competir con sus vecinos neuquinos, la gestión de Cornejo aspira a poner en funcionamiento el parque industrial Pata Mora, que proveerá de insumos, energía eléctrica, rutas y servicios, en un predio que abarcará 3.500 hectáreas.Esas tierras fueron expropiadas recientemente y, mediante una ley provincial, declaradas de “utilidad pública”.

Se espera que las obras empiecen antes de fin de año, bajo la órbita del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a cargo de Martín Kerchner. El distrito gobernado por Alfredo Cornejo salió también a la caza de inversiones. YPF avanza en el área y ahora desde el Estado se busca crear un parque industrial que compense la falta de infraestructura de la zona para atraer inversores.“Estudios geológicos recientes estiman recursos por 8.000 millones de m³ de petróleo, de los cuales podrían recuperarse 238 millones, equivalentes a más de 50 años de la producción anual de la provincia”, dijo el gobierno mendocino en un comunicado.