El miércoles será la próxima audiencia de la conciliación obligatoria del conflicto petrolero

Las cámaras empresarias quieren atar la cláusula de revisión a los indicadores de productividad más allá de la inflación.

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, describió cómo vienen las negociaciones con las cámaras empresariales. “Nosotros reclamamos a algunas empresas para que paguen sus deudas. Sin embargo, nosotros siempre acatamos la conciliación. En esta primera reunión hemos aprovechado para hacer, más allá de las críticas, algunas propuestas”, sostuvo Pereyra en declaraciones radiales. El gremio pide un 16,2% de incremento salarial por la inflación y el contexto de pandemia que redujo el poder adquisitivo, además cinco meses con personal en stand by y sueldo reducido.

Pereyra aclaró que el 15 de agosto el gremio presentó una nota para abrir las paritarias de este 202, pero que la prioridad es cerrar la del 2019. A esta, que ya está homologada, le resta una cláusula de revisión salarial según inflación que debió definirse en marzo pero que el contexto de la pandemia cambió la agenda. Es así que se firmaron dos acuerdos salariales y de suspensiones.

Además, hay empresas que retuvieron aportes a los trabajadores pero no los han liquidado, por lo que la deuda en el sindicato se incrementa en distintos frentes, en especial el sanitario con las clínicas, consultorios, farmacias y descuentos en medicamentos. “Es imposible seguir dando a la gente los beneficios cuando no están los aportes”, sostuvo el secretario general del gremio petrolero de base.

“Las empresas están teniendo una actitud arbitraria. Esto ya es un delito, la ley es clara: no se puede quedar con dinero que es de los trabajadores, se lo han retenido y lo han dejado para ellos como capital de trabajo. Esto hace que el sistema colapse, no les interesa, si tienen medicamentos o no tiene la gente, no les interesa, entonces esto debe ser castigado por la justicia y lo vamos a empezar, en estos días ya estamos contratando equipos de abogados para que empiecen a trabajar en esto.

“Las empresas quisieron hacer un pedido de que podríamos estar atados este 16 a un ítem de productividad. Eso no puede ser porque corresponde a una paritaria ya cerrada. Tendría que decir en el acta este, que es atada a la productividad, pero no es así, simplemente es una cláusula de revisión que va atada al IPC. Entonces nos están debiendo el 16.2%”, reiteró Pereyra.

“Las empresas están esperando que salga el Plan Gas. Nosotros vamos a estar sentados alrededor de esta mesa, va a llegar el final de la conciliación obligatoria y no vamos a tener el resultado. ¿Por qué? Porque faltan otros actores que tienen que estar, porque el gobierno nacional, también deberá darles respuestas a las deudas que mantienen con las empresas, con el tema de CAMMESA, de la línea de Argentina, de la Secretaría de Transporte, millones de dólares. Eso tiene que dar respuesta”, apuntó.