Santa Cruz aporta más del 50% de las exportaciones mineras de Argentina

La provincia de Santa Cruz es el territorio de mayor comercialización de metales preciosos de la Argentina: en 2018 fueron exportadas un millón de onzas de oro y 23 millones de plata, de acuerdo a lo anunciado por la gobernadora Alicia Kirchner ante la asamblea legislativa provincia.

Un relevamiento del Ministerio de Hacienda de la Nación que analizó las estadísticas hasta 2017 ha determinado que el oro y la plata se ubican entre los cinco principales productos exportados por Santa Cruz. Así, la participación total nacional de los principales productos comercializados en el exterior fueron: oro (bullón dorado) 54,5%, langostinos enteros congelados 50,4%, plata en bruto 81,2%, petróleo crudo 20%, plata concentrado 45,6%.

Hasta 2017, la producción metalífera tuvo la siguiente demanda: joyería y platería oro 53% y plata 25%; industria eléctrica y electrónica: oro 10%, plata 55%; atesoramiento: oro 37%, plata 20%, según precisó el mismo sitio especializado.

El principal mercado de destino de la producción minera local fue Suiza (76%), hoy convertido en un importante centro mundial de comercio de oro, seguida por Estados Unidos (11%), Alemania (6%) y Corea (5%).

Actualmente, el oro y la plata surgida del suelo santacruceño se explotan conjuntamente en Cerro Negro, Cerro Vanguardia, San José, Manantial Espejo, Don Nicolás y Cerro Moro.

Las exportaciones salen por vía marítima a través de Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia. De acuerdo a la característica del producto, es enviado directamente al mercado de destino en barco o realiza trasbordo en Buenos Aires para utilizar transporte aéreo.

Además de los metales preciosos, en Santa Cruz se encuentra la mina de carbón de mayores reservas de Argentina (YCRT), pero la minería provincial es metalífera, especializada en oro y plata.

La provincia aporta alrededor de la mitad de los volúmenes obtenidos en el país de estos metales. La extracción provincial se movió al ritmo de Cerro Vanguardia hasta 2008, cuando se sumaron los proyectos de San José y Manantial Espejo. En tanto, el ingreso en operación en 2014/15 de Cerro Negro elevó la producción a un nuevo nivel.