La primera central híbrida del mundo comienza a ser una realidad en Jujuy

Piedra Negra es la central que provee al sistema aislado de La Quiaca. Sumará 2,5 megas de generación fotovoltaica.

Equipos de la Secretaría de Energía del Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos, Tierra y Vivienda (MISPTyV) de Jujuy, a cargo de Carlos Stanic, visitaron el predio de la central de generación termoeléctrica Piedra Negra, cercano a La Quiaca, donde pronto iniciarán las obras para sumar energía solar a la actual generación a gas, y configurar así la primera central híbrida del mundo: térmica-fotovoltaica.

La reconversión tecnológica convertirá a Piedra Negra en la primera central en el mundo que combina la tecnología de energía solar con la convencional, y ampliará la capacidad de la central en 2,5 megas, que se sumarán en la generación para el Sistema Aislado que provee a toda esa región de la puna.

Mario Pizarro, secretario de Energía, describió que “en este predio, a través de un convenio con EJE SA estamos llevando adelante la construcción de la primera central de tecnología hídrida del mundo: a la generación térmica, estamos sumando paneles solares y acumulación en ion-litio, con lo que sumaremos 2,5 megas”. “Ya comenzaron los trabajos y se está terminando lo que es la parte de obra civil y en unos días iniciará el trabajo sobre el aspecto mecánico; los equipos solares, que vienen de Alemania, ya están en el país, en el puerto de Buenos Aires, esperando terminar con todos los requerimientos de Aduana”, amplió.

El titular de la Secretaría de Energía también expresó que “si todo sigue marchando como lo previsto, al finalizar mayo estaremos terminando toda la parte mecánica, y luego seguirán los procesos junto al gobierno local y la empresa para la finalización de la construcción”.

“Gracias a que abrazó el paradigma Pachamama desde el inicio de la gestión del gobernador Gerardo Morales, avanza con esto en Piedra Negra, como con Cauchari, los pueblos solares y tantas otras políticas, Jujuy camina un trayecto trascendental en cuanto a energías renovables; eso resulta en los objetivos de desarrollo sostenible de energías limpias y asequibles, entre otros tantos, y hace posible el desarrollo humano, comunitario, productivo y social”, cerró Pizarro.