El Central no definirá su política monetaria hasta tanto el Gobierno presente el Presupuesto

El Banco Central anunció ayer que no definirá su política monetaria con objetivos sobre agregados e inflación hasta tanto el Gobierno presente el Presupuesto Nacional 2020, aunque ratificó que asistirá “excepcionalmente” al Tesoro Nacional tanto en pagos de deuda al exterior como en financiamiento en moneda local.

La decisión fue notificada esta tarde con la publicación del Informe de Política Monetaria (IPOM) en el que afirmó que existen “limitaciones” producto de la “emergencia económica y social” que atraviesa el país y que, en ese marco, “no es posible desplegar una estrategia de política monetaria donde se fijen objetivos específicos sobre la expansión de los agregados o la inflación”.

En esa línea, manifestó que la economía argentina enfrenta “un crítico cuadro macroeconómico” producto de restricciones de diverso tipo, que fueron exacerbadas por “errores de diagnóstico y de política” del anterior gobierno que tuvo “una visión económica sesgada y una concepción excesivamente “ofertista””.

Ante ese escenario, que incluye dificultades de acceder al mercado voluntario de crédito externo, el Central sostuvo que “considera necesario asistir excepcionalmente al Tesoro tanto en la eventualidad de pagos de deuda al exterior como, de ser estrictamente necesario y bajo límites prudentes que respeten el equilibrio en el mercado monetario, de financiamientos en moneda local”.

Por otra parte, el organismo a cargo de Miguel Pesce insistió que mantendrá una tasa de interés que “evitará que caiga en niveles reales negativos” aunque “compatible con el financiamiento de la producción y la construcción de una curva de rendimientos a mayor plazo”.

Respecto de la inflación apuntó que se procurará una reducción “gradual pero sostenible” y que “se espera su desaceleración hacia niveles marcadamente menores que 2019 debido a la concurrencia de la política monetaria, cambiaria y fiscal, los acuerdos de precios y la coordinación de estrategias de corto y largo plazo”.

En cuanto a los agregados monetarios afirmó que están en niveles “muy reducidos en términos de producto” y que en un contexto de “recuperación de la confianza y de reducción gradual de las tasas de interés” es posible esperar “un proceso gradual de remonetización”.

“La política monetaria debe promover una expansión prudente de los agregados monetarios, evitando desequilibrios que afecten en forma directa o indirecta al proceso inflacionario”, afirmó el documento publicado por el BCRA.

También ratificó que continuará con su “política cambiaria de flotación administrada” para “evitar fluctuaciones pronunciadas” y que se “propiciará la acumulación preventiva de reservas internacionales, sobre la base del ingreso genuino de divisas provenientes del sector externo”.