Ecuador analiza suspender de manera gradual el bombeo crudo

El ministro de Energía de Ecuador, René Ortiz, sostuvo que analiza acogerse a una fuerza mayor en sus exportaciones y ve una suspensión gradual en su producción de crudo tras una interrupción del bombeo de hidrocarburos por la rotura de sus oleoductos por un hundimiento de tierra.

El incidente obligó a suspender la operación del oleoducto estatal SOTE, el privado de crudos pesados OCP y un ducto estatal de transporte de derivados, lo que podría ahondar los problemas de liquidez que enfrenta la nación sudamericana.

“En el Ministerio se está estudiando inmediatamente la forma de canalizar que estos contratos pudieran tener esta suspensión de fuerza mayor porque a la naturaleza no la podemos controlar”, dijo Ortiz.

“Mientras se entra en el análisis y rediseño para poder hacer nuevamente las conexiones se paraliza el sistema de producción en la región amazónica. La suspensión va gradual hasta que se llenen los tanques”, agregó.

Según Ortiz, la caída de los precios del crudo en el mercado internacional ha mermado en casi un 40% los ingresos para el país, que además enfrenta la pandemia del coronavirus, que paralizó la mayor parte de su aparato productivo y comercial.

El ministro dijo que se está analizando una variante de un kilómetro y medio de la ruta para la línea de las tres tuberías para poder reanudar las operaciones.

Petroecuador dijo el miércoles que tenía 2,5 millones de barriles de crudo Oriente en sus tanques de almacenamiento en el puerto de Balao para cumplir sus contratos previstos.

Ecuador produce unos 530.000 bpd, incluida la porción de las empresas privadas y la estatal Petroamazonas.

El SOTE tiene una capacidad de transporte de unos 360.000 bpd, mientras que OCP unos 450.000 bpd y al momento del incidente estaba por debajo de su capacidad.