Pereyra advierte que YPF quiere modificar el convenio colectivo de trabajo de forma “terrorífica”

El dirigente gremial aseveró que hay intenciones de dialogar sobre la productividad pero sin quitarles ningún derecho a los trabajadores. “Que roten, como fuera, pero tienen que trabajar”, aseveró.

El viernes se reunieron autoridades de YPF y dirigentes del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Allí la empresa de mayoría estatal presentó un proyecto de modificación del convenio colectivo de trabajo pero desde el gremio consideraron que era una modificación “terrorífica”.

La propuesta fue presentada a la comisión directiva del sindicato y fue rechazada. “Estamos dispuestos a hablar pero sin quitarle ningún derecho a los trabajadores. Ellos lo hacen con el argumento de la productividad, la eficiencia, y estamos de acuerdo, pero tienen que hablar del derecho hacia adelante, no quitarles los derechos. Si quieren hablar de eficiencia y productividad, no le pueden sacar derechos porque lo están desmotivando al compañero trabajador”, aseveró el titular del gremio, Guillermo Pereyra.

En diálogo con LU5 de Neuquén, el dirigente gremial aseveró que “hay que buscar una salida, la gente no da más. Como decimos, está en la casa, cobrando miseria y lleva mucho tiempo así. Nosotros no queremos firmar otro acuerdo cuando termine el que está vigente, el 31 de agosto termina este acuerdo que hemos firmado. No queremos firmar más acuerdos. Queremos que la gente salga a trabajar. Hay que crear las condiciones para que salgan a trabajar. Que roten, como fuera, pero tienen que trabajar”.

“Hasta el momento YPF no sacó ningún equipo a trabajar, ninguno, ni de perforación ni workover, como lo están haciendo otras empresas que están sacando equipos. YPF no lo ha hecho aduciendo una situación económica que no es culpa de los trabajadores. Pero que quede bien claro, nosotros no vamos a negociar absolutamente nada que haga modificar el Convenio Colectivo de Trabajo”, agregó.

“YPF está en una situación económica financiera muy delicada. La única caja que tiene es la venta de combustible, que tampoco es muy buena. Nación tendrá que solucionar este tema, como tantas veces Nación ha metido mano en YPF. Como yo lo digo en mi comunicado, esta es la situación de Repsol YPF donde se exportaba gas a Chile con dos gasoductos, tremendos gasoductos y no se reponían las reservas. Después vino el grupo Eskenazi con el 25 % de las acciones sin poner un solo peso. Estas son cosas que han ido ocurriendo en YPF y que ha llegado a esta situación”, criticó Pereyra.