Pymes neuquinas piden ayuda a Nación para no quebrar

La Cámara Empresarial Industrial, Petrolera y Afines de Neuquén aseguró su “futuro depende de un hilo” y que están a punto de quebrar debido al párate de la industria.

“Nuestro futuro pende de un hilo y la incertidumbre nos muestra un abismo negro demasiado cercano en el que no sabremos si podremos seguir trabajando y generando empleo”, afirmó el presidente de la Cámara Empresarial Industrial, Petrolera y Afines de Neuquén (CEIPA), Cristian Bergese.

La crisis mundial derivada de la pandemia por el Covid -19, la caída de demanda de productos hidrocarburíferos y su consecuente desplome de precios pusieron a la industria en una situación crítica “donde los más afectados somos los que tenemos menos espalda financiera para sostenernos en el tiempo”, agregó.

El problema surge tras el acuerdo firmado entre sindicatos de la actividad y las cámaras de operadoras (CEPH) y de servicios especiales (CEOPE), las pymes que eran subcontratadas y que en la provincia de Neuquén emplean 16 mil trabajadores “quedamos fuera de todo y no sabemos como afrontar los salarios de los trabajadores y la subsistencia de nuestras empresas. Estamos al borde la quiebra”, dijo Bergese. Y adelantó que enviaron “varias notas” a los ministros Matías Kulfas (producción) y Claudio Moroni (trabajo) y a la AFIP con la intensión de que los consideren para poder percibir los ATP. “Depende de ellos ahora. Las empresas de servicios y las operadoras no quieren saber nada con reconocer el trabajo que ya hicimos en febrero y marzo y que aún no cancelaron”, añadió el empresario Neuquino.

El pedido a los funcionarios nacionales es para que se reconozcan las actividades encuadradas en los códigos 91000 (hidrocarburos), 439980 y 192000, y las empresas puedan recibir la ayuda económica para afrontar salarios de sus empleados. “El tema es que las cámaras dilatan todo y juegan con el tiempo que les da ser multinacionales. El tipo pasó y llegamos al 2 de mayo sin saber si vamos a poder pagar salarios”, dijo Bergese y agregó que 6 mil trabajadores corresponden a servicios ya prestados a operadoras (CEPH) y los 10 mil restantes a servicios (CEOPE).

Tanto las empresas integrantes de CEIPA como el Gobierno de Neuquén y los sindicatos que tienen trabajadores en la actividad “estamos de acuerdo y hemos tenido reuniones para tratar de sostener el entramado de empresas locales y fuentes de trabajo. Para ello necesitamos que se cumplan los compromisos firmados y que las empresas grandes paguen los trabajos realizados”.

Además debe comenzar a llegar la cuota de ayuda prometida. El objetivo es evitar, como muchos analistas dicen, que se pierdan 10 mil puesto de trabajo en la cuenca.

Bergese concluyó que “peor es el panorama que sigue tras la crisis porque a las dificultades actuales hay que sumar que muchas empresas ya venían con problemas financieros por la baja de la actividad y eso nos deja prácticamente sin resto para retomar el trabajo cuando todo se normalice”.