“Buenos Aires definitivamente es una provincia petrolera”

Así lo aseguró el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, ante la mirada del presidente Alberto Fernández en la inauguración de la planta refinadora de Axion Energy en Campana. Volvió a recordar que en la provincia bonaerense se destila el 80% del petróleo nacional.

“Buenos Aires definitivamente es una provincia petrolera”. Esa fue la frase con la Axel Kicillof volvió a manifestar sus planes de que Buenos Aires sea declarada como provincia petrolera. Esta vez expresó su deseo en la inauguración de la planta refinadora de Axion Energy en Campana. El gobernador bonaerense acompañó al presidente Alberto Fernández en el recorrido por la primera planta que produce diésel premium del país.

“Hoy tenemos la posibilidad, en plena pandemia, de inaugurar una planta que va a representar un salto más en la capacidad productiva de Argentina. Esta planta cierra el ciclo, convierte la materia prima en el último eslabón de la cadena de elaboración del producto”, aseguró el mandatario ante la atenta mirada de Fernández.

“La planta permite generar riqueza en la provincia de Buenos Aires y en la Argentina que es el objetivo que tenemos, el país debe aspirar a la capacidad de transformar, manufacturar, producir y agregar valor sobre la enorme riqueza natural que dispone”, aseveró y afirmó que “queremos ser una provincia petrolera que aporte a la industrialización de la Argentina”.

El reclamo de Buenos Aires se fundamente en que posee en su territorio la mayoría de las refinerías del país: Ensenada, Bahía Blanca, Dock Sud y Campana. “El petróleo crudo se produce en diez provincias de la Argentina, pero el 80% del petróleo se destila en la provincia, sale por los puertos lo que se exporta y es necesario encontrar un papel. Buenos Aires es socia del desarrollo de Vaca Muerta”, sostuvo Kicillof en la apertura de sesiones legislativas bonaerense.

“UNA JORNADA FELIZ”

El presidente Alberto Fernández fue más cauto en sus declaraciones y destacó a la inauguración de la refinadora como “una jornada feliz”. “Eso es muy importante porque que nosotros podamos sustituir ese euro diésel que tenemos que importar para darle funcionamiento a la economía argentina, para darle la energía que necesitan nuestros camiones y autos. Que a eso lo dejemos de importar y lo podamos producir acá es muy importante porque son dólares que dejan de irse de la Argentina”, aseveró el Presidente.

“Me pone muy feliz cómo se hizo esta maravillosa obra de ingeniería. Porque soy un abogado pero imagino que debe ser muy difícil montar esta enorme obra mientras el proceso de producción no para”, subrayó.

“Soy alguien que admira mucho la inteligencia argentina. Quiero destacarlo porque esto se hizo con industriales, empresarios, ingenieros y trabajadores argentinos que asumieron el desafío de hacer algo que en el mundo no siempre se hace y no sé si se ha hecho alguna vez”, añadió.

LA OBRA

La obra inaugurada requirió una inversión de más de 1500 millones de dólares y logró incrementar en un 60% su capacidad de producción de gasoil y 50% de naftas, además de mejorar su calidad.

Se trata de la inversión más grande en el sector de refinación en la Argentina de los últimos 30 años. Para producir combustibles más limpios, reduciendo en 99% las emisiones de dióxido de azufre de la planta.

También se incorporó una nueva sala de control totalmente equipada con última tecnología, una nueva unidad de coqueo, una planta de tratamiento de efluentes líquidos y otra de producción de hidrógeno.