En Mendoza podrían habilitar licitaciones petroleras sin fecha de conclusión

Desde el Gobierno de Mendoza aseveraron que trabajan en un nuevo mecanismo que incentiva el plazo para atraer inversiones.

El ministro de Economía y Energía de Mendoza, Enrique Vaquié, se encuentra trabajando en la forma de cambiar el formato de las licitaciones petroleros.

En diálogo con Los Andes, el funcionario mendocino aseveró que “tuvimos una idea con las licitaciones, pero la pandemia y el precio del crudo (que este año cayó a mínimos históricos) nos hizo ir postergando las decisiones. Como hemos tenido tiempo, prevemos un nuevo mecanismo de licitación que, además de incentivar el plazo, tendrá dos características: por un lado, que todas las empresas puedan leer los datos geológicos de la provincia sin tener que pagarlos. Por otro, la idea de mantener licitaciones permanentemente abiertas (sin fecha de conclusión)”.

Vaquié también se refirió al impacto que puede tener el cepo en la actividad petrolera. “Hay unos 200 pozos que al año pasado estaban funcionando y ahora están frenados. Estamos pensando en otorgar un incentivo a las empresas petrolíferas que contraten a las empresas de servicios mendocinas. Sería similar al beneficio de Mendoza Activa, a cuenta del pago de impuestos y regalías, si reactivan nuevamente los pozos. Eso nos permitiría, más allá de la producción, que no tendrá un incremento fuerte, llevar alivio a las empresas de servicios petroleros que tienen a sus empleados en las casas”, consideró.

Es por eso que YPF jugará un papel central en la puesta en marcha de la actividad económica de Mendoza. “Queremos que la actividad hidrocarburífera vuelva a tener cierta normalidad. YPF tiene que cumplir con las condiciones contractuales de cada área. Estamos preocupados porque a fines de 2019 en Mendoza había seis equipos de perforación y hoy no están. Cuatro eran de YPF y dos de otras compañías. Además, había tres equipos de terminación de pozos y hoy tampoco están trabajando (dos son de YPF y uno de otra compañía). También había 16 equipos de workover (hoy hay cuatro) y 21 de pulling, y ahora sólo quedan dos activos. Estamos en un contexto global complejo. Tenemos que buscar la forma de incentivar a la empresa y hacerla cumplir el contrato”, subrayó