La cotización del crudo de Texas continúa cayendo

El Brent cayó ayer bajo los 20 dólares por barril y el contrato WTI se hundió un 25%, debido a las preocupaciones sobre la escasa capacidad de almacenamiento, especialmente en Estados Unidos, y el estancamiento económico global causado por la pandemia de coronavirus.

Pese a que los gobiernos de todo el mundo están tomando medidas tentativas para aliviar la restricción de movimiento para ayudar a las economías a recuperarse, la demanda sigue siendo débil.

La demanda de combustible ha disminuido un 30% a nivel mundial, y alrededor de un 85% del almacenamiento en tierra en todo el mundo está lleno a partir de la semana pasada, según datos de Kpler.

Los futuros del crudo en Estados Unidos lideraban las pérdidas, con bajas de más de 4 dólares por barril, debido a los temores de que Cushing, Oklahoma, pueda alcanzar pronto el máximo de su capacidad de almacenamiento.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos para junio se hundieron 4,16 dólares, o un 24,6%, a 12,78 dólares por barril. El crudo Brent, en tanto, perdía 1,45 dólares, o un 6,8%, a 19,99 dólares por barril.

Los futuros del petróleo sumaron su tercera semana consecutiva de pérdidas el viernes pasado, registrando bajas en ocho de las últimas nueve semanas.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos crecieron a 518,6 millones de barriles en la semana concluida el 17 de abril, cerca de un máximo récord de 535 millones de barriles registrado en 2017.

Cushing, punto de entrega del WTI, se encontraba en un 70% de su capacidad a mediados de abril, aunque operadores dijeron que todo el espacio disponible ya está alquilado.

Analistas esperan que la producción económica global se contraiga un 2% este año, una caída peor que la vista durante la crisis financiera, mientras que la demanda ha colapsado un 30% debido a la pandemia.