Schlumberger escucha ofertas por Bandurria Sur

La compañía seguirá con sus operaciones como empresa de servicios especiales. La venta será en el primer trimestre del 2020.

En busca de reducir gastos, Schlumberger está cerca de concretar la venta de su participación en el bloque Bandurria Sur que tiene en conjunto con YPF en Vaca Muerta. Fue el Ceo de la principal empresa de servicios petroleros del mundo, Olivier Le Peuch, quien detalló que la operación se realizará en el primer trimestre del 2020.

Hay que recordar que Schlumberger desembarcó como operadora en el país pero recién en 2017 apostó, junto a la petrolera nacional, por un área donde están comprometidos 6.300 millones de dólares de inversión.

Según informó diario Río Negro, durante la última presentación de resultados trimestrales, Le Peuch aseguró que el proceso de venta para el bloque petrolero, dónde posee el 50% de participación, está avanzado y “progresando muy bien”.

“Estamos en la última etapa de desinversión y el cierre previsto será durante el primer trimestre del año, una vez que se cumplan con todas las condiciones”, expresó Le Peuch la semana pasada.

A nivel regional, los avances en las negociaciones se están manejando con un alto grado de hermetismo y si bien trascendió que hay varias operadoras internacionales interesadas en asociarse con la petrolera de bandera nacional y hacerse con el porcentaje en el área, aún no trascendió ni el monto ni quiénes pican en punta.

Según publicó la agencia internacional Bloomberg, la anglosajona Shell y la Noruega Equinor están interesadas en comprar el porcentaje y sumarse al desarrollo de uno de los principales bloques de YPF en Vaca Muerta.

La decisión de la venta de Schlumberger no tiene nada que ver con las características geológicas del área sino con una decisión de la empresa de reducir gastos, luego de un 2019 que registró un escaso crecimiento a nivel global, pero principalmente por la proyección de caída en la actividad de las principales cuencas de shale en Estados Unidos.

Le Peuch aseguró que desde Schlumberger esperan una caída en el mercado del shale en el 2020 y, como respuesta, la compañía resolvió vender activos no estratégicos. El objetivo es reducir su flota de equipos de fractura y cerrar algunas sedes en varios países.